El IPCC debería incluir la guerra climática como parte del debate global sobre el cambio climático

Dos de los contratistas de defensa que dominan el mercado de armas de energía dirigida ("DEW"), Raytheon y BAE, también están involucrados con técnicas de modificación ambiental. Uno de esos proyectos de modificación ambiental fue HAARP en Alaska y ambos contratistas de defensa fueron socios en él. "Tenga cuidado con los experimentos del ejército estadounidense con la guerra climática", advierte el profesor Michel Chossudovsky.

Septiembre 15, 2023 - 13:00
 0  11
El IPCC debería incluir la guerra climática como parte del debate global sobre el cambio climático

Según un informe de marzo de 2023 de Report Linker, los DEW constituyen un negocio boyante de $ 5.3 mil millones en 2022 y están programados para crecer a $ 12.9 mil millones para 2027.

Un DEW es un arma a distancia que daña a su objetivo con energía altamente enfocada, incluyendo láser, microondas y haces de partículas. Un factor clave que impulsa el crecimiento del mercado mundial de DEW, según un resumen del informe, es la defensa de materiales químicos, biológicos, radiológicos y nucleares.

Los equipos DEW como láseres, detectores de radiación y biosensores se están utilizando para defenderse contra emergencias químicas, biológicas, radiológicas y nucleares ("QBRN"). Mercado de armas de energía dirigida por tecnología, plataforma, aplicación, producto, rango y región: pronóstico global para 2027, Report Linker, marzo de 2023

Este mercado militar-industrial impulsado por las ganancias está dominado por seis "contratistas de defensa", incluidos Raytheon Technologies Corporation (Estados Unidos), Northrup Grunman Corporation (Estados Unidos), Lockheed Martin Corporation (Estados Unidos), Thales Group (Francia) y BAE Systems (Reino Unido).

En 2021, el Ministerio de Defensa del Reino Unido ("MoD") otorgó tres contratos por valor de alrededor de £ 72.5 millones a la industria del Reino Unido para producir demostradores avanzados de láser y radiofrecuencia como parte del Programa de Nuevas Armas ("NWP"), conocidos colectivamente como DEW. El desarrollo de estos sistemas de armas para el Ministerio de Defensa está siendo dirigido por Thales y Raytheon UK.

Raytheon y BAE Systems no son solo dos de las compañías que dominan el mercado DEW, estas dos compañías también están involucradas con tecnologías de modificación ambiental ("ENMOD") en nombre de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Las técnicas ENMOD fueron prohibidas por las Naciones Unidas en la Convención ENMOD que fue aprobada en 1976 en respuesta a la preocupación internacional sobre el uso de tácticas militares que podrían manipular y dañar el medio ambiente:

Cada Estado Parte en la presente Convención se compromete a no emplear en uso militar u otro uso hostil de técnicas de modificación ambiental que tengan efectos generalizados, duraderos o graves como medio de destrucción, daño o lesión a cualquier otro Estado Parte.

El término "técnicas de modificación ambiental" se refiere a cualquier técnica para cambiar, mediante la manipulación deliberada de procesos naturales, la dinámica, composición o estructura de la Tierra, incluida su biota, litosfera, hidrosfera y atmósfera, o del espacio ultraterrestre. Convención sobre la prohibición de utilizar técnicas de modificación ambiental con fines militares u otros fines hostiles ("Convención ENMOD"), Naciones Unidas, Ginebra: 18 de mayo de 1977

El profesor Michel Chossudovsky, autor y fundador del Centro de Investigación sobre la Globalización, comenzó su investigación sobre ENMOD en 2001 centrándose en el sistema de antenas HAARP, en Gokona, Alaska. "La instalación de HAARP estuvo en pleno funcionamiento a partir de mediados de la década de 1990 con capacidades avanzadas. Si bien HAARP se cerró en 2014, las técnicas ENMOD se han vuelto cada vez más sofisticadas y precisas en el transcurso de los últimos diez años. Gran parte de la documentación se ha clasificado", escribió a fines del mes pasado.

En 2004, publicó un artículo titulado "El arma definitiva de destrucción masiva: "Poseer el clima" para uso militar" en el que discutió que la modificación del clima rara vez se incluye en el debate sobre el cambio climático. "Tanto Estados Unidos como Rusia han desarrollado capacidades para manipular el clima para uso militar", dijo.

En 2007, publicó un artículo en The Ecologist titulado 'Guerra climática' que volvió a publicar en su página Substack hace unos días, ya que es de "relevancia para la evaluación de desastres climáticos recientes". Hemos reproducido su artículo de 2007 a continuación.

Recursos adicionales:

Guerra climática: "Cuidado con los experimentos del ejército estadounidense con la guerra climática"

Por el Prof. Michel Chossudovsky, 7 de diciembre de 2007

Raramente reconocido en el debate sobre el cambio climático global, el clima del mundo ahora puede modificarse como parte de una nueva generación de sofisticadas armas electromagnéticas. Tanto Estados Unidos como Rusia han desarrollado capacidades para manipular el clima para uso militar.

Las técnicas de modificación ambiental han sido aplicadas por el ejército estadounidense durante más de medio siglo. El matemático estadounidense John von Neumann, en colaboración con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, comenzó su investigación sobre la modificación del clima a fines de la década de 1940 en el apogeo de la Guerra Fría y previó "formas de guerra climática aún inimaginables". Durante la Guerra de Vietnam, se utilizaron técnicas de siembra de nubes, comenzando en 1967 bajo el Proyecto Popeye, cuyo objetivo era prolongar la temporada del monzón y bloquear las rutas de suministro enemigas a lo largo del Sendero Ho Chi Minh.

El ejército estadounidense ha desarrollado capacidades avanzadas que le permiten alterar selectivamente los patrones climáticos. La tecnología, que se está perfeccionando bajo el Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia ("HAARP"), es un apéndice de la Iniciativa de Defensa Estratégica – "Star Wars". [La instalación de HAARP se cerró en 2014. Desde entonces, se han desarrollado instalaciones más avanzadas]. Desde un punto de vista militar, HAARP es un arma de destrucción masiva, que opera desde la atmósfera exterior y es capaz de desestabilizar los sistemas agrícolas y ecológicos de todo el mundo.

La modificación del clima, según el documento AF 2025 Final Report de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos "ofrece al combatiente de guerra una amplia gama de opciones posibles para derrotar o coaccionar a un adversario", las capacidades, dice, se extienden al desencadenamiento de inundaciones, huracanes, sequías y terremotos:

"La modificación del clima se convertirá en parte de la seguridad nacional e internacional y podría hacerse unilateralmente ... Podría tener aplicaciones ofensivas y defensivas e incluso ser utilizado con fines de disuasión. La capacidad de generar precipitaciones, niebla y tormentas en la tierra o modificar el clima espacial ... y la producción de clima artificial son parte de un conjunto integrado de tecnologías [militares]". – El clima como multiplicador de fuerza: poseer el clima en 2025

En 1977, la Asamblea General de la ONU ratificó una Convención internacional que prohibía "el uso militar u otro uso hostil de técnicas de modificación ambiental que tengan efectos generalizados, duraderos o graves". Definió las técnicas de modificación ambiental como "cualquier técnica para cambiar, a través de la manipulación deliberada de procesos naturales, la dinámica, composición o estructura de la tierra, incluida su biota, litosfera, hidrosfera y atmósfera, o del espacio exterior".

Si bien la sustancia de la Convención de 1977 se reafirmó en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático ("CMNUCC") firmada en la Cumbre de la Tierra de 1992 en Río, el debate sobre la modificación del clima para uso militar se ha convertido en un tabú científico.

Los analistas militares guardan silencio sobre el tema. Los meteorólogos no están investigando el asunto y los ambientalistas se centran en las emisiones de gases de efecto invernadero bajo el Protocolo de Kyoto. Tampoco es la posibilidad de manipulaciones climáticas o ambientales como parte de una agenda militar y de inteligencia, aunque tácitamente reconocida, parte del debate más amplio sobre el cambio climático bajo los auspicios de la ONU.

El Programa HAARP

Establecida en 1992, HAARP, con sede en Gokona, Alaska, es una serie de antenas de alta potencia que transmiten, a través de ondas de radio de alta frecuencia, cantidades masivas de energía a la ionosfera (la capa superior de la atmósfera). Su construcción fue financiada por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, la Marina de los Estados Unidos y la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa ("DARPA"). Operado conjuntamente por el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea y la Oficina de Investigación Naval, HAARP constituye un sistema de poderosas antenas capaces de crear "modificaciones locales controladas de la ionosfera". Según su sitio web oficial, www.haarp.alaska.edu, HAARP se utilizará "para inducir un pequeño cambio localizado en la temperatura ionosférica para que las reacciones físicas puedan ser estudiadas por otros instrumentos ubicados en o cerca del sitio HAARP".

Conjunto de antenas HAARP

Pero Rosalie Bertell, presidenta del Instituto Internacional de Preocupación por la Salud Pública, dice que HAARP opera como:

"Un calentador gigantesco que puede causar grandes interrupciones en la ionosfera, creando no solo agujeros, sino largas incisiones en la capa protectora que evita que la radiación mortal bombardee el planeta".

El físico Dr. Bernard Eastlund lo llamó "el calentador ionosférico más grande jamás construido".

HAARP es presentado por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos como un programa de investigación, pero los documentos militares confirman que su objetivo principal es "inducir modificaciones ionosféricas" con el fin de alterar los patrones climáticos e interrumpir las comunicaciones y el radar.

Según un informe de la Duma Estatal rusa:

"Estados Unidos planea llevar a cabo experimentos a gran escala bajo el programa HAARP [y] crear armas capaces de romper líneas de comunicación por radio y equipos instalados en naves espaciales y cohetes, provocar accidentes graves en redes eléctricas y en oleoductos y gasoductos, y tener un impacto negativo en la salud mental de regiones enteras".

Un análisis de las declaraciones que emanan de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos apunta a lo impensable:

"La manipulación encubierta de los patrones climáticos, las comunicaciones y los sistemas de energía eléctrica como arma de guerra global, permitiendo a Estados Unidos interrumpir y dominar regiones enteras".

La manipulación del clima es el arma preventiva por excelencia. Puede dirigirse contra países enemigos o "naciones amigas" sin su conocimiento, utilizadas para desestabilizar economías, ecosistemas y agricultura. También puede causar estragos en los mercados financieros y de materias primas. La interrupción en la agricultura crea una mayor dependencia de la ayuda alimentaria y los granos básicos importados de los Estados Unidos y otros países occidentales.

HAARP se desarrolló como parte de una asociación angloamericana entre Raytheon Corporation, que posee las patentes de HAARP, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y British Aerospace Systems (BAES).

El proyecto HAARP es una de varias empresas de colaboración en sistemas avanzados de armas entre los dos gigantes de defensa. El proyecto HAARP fue iniciado en 1992 por Advanced Power Technologies, Inc. (APTI), una subsidiaria de Atlantic Richfield Corporation (ARCO). APTI (incluidas las patentes de HAARP) fue vendida por ARCO a E-Systems Inc, en 1994. E-Systems, contratado por la CIA y el Departamento de Defensa de Estados Unidos, equipó el "Plan del Día del Juicio Final", que "permite al presidente gestionar una guerra nuclear". Posteriormente adquirida por Raytheon Corporation, se encuentra entre los contratistas de inteligencia más grandes del mundo. BAES participó en el desarrollo de la etapa avanzada del conjunto de antenas HAARP bajo un contrato de 2004 con la Oficina de Investigación Naval.

La instalación de 132 transmisores de alta frecuencia fue confiada por BAES a su filial estadounidense, BAE Systems Inc. El proyecto, según un informe de julio [2007] en Defence News, fue llevado a cabo por la división de Guerra Electrónica de BAES. En septiembre [2007] recibió el máximo premio de DARPA por logros técnicos por el diseño, construcción y activación del conjunto de antenas HAARP.

El sistema HAARP está en pleno funcionamiento y, en muchos aspectos, empequeñece los sistemas de armas convencionales y estratégicas existentes. Si bien no hay evidencia firme de su uso con fines militares, los documentos de la Fuerza Aérea sugieren que HAARP es una parte integral de la militarización del espacio. Uno esperaría que las antenas ya hayan sido sometidas a pruebas de rutina.

Bajo la CMNUCC, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático ("IPCC") tiene el mandato de "evaluar la información científica, técnica y socioeconómica relevante para la comprensión del cambio climático". Este mandato incluye la guerra ambiental. Se reconoce la "geoingeniería", pero las aplicaciones militares subyacentes no son objeto de análisis de políticas ni de investigación científica en las miles de páginas de informes del IPCC y documentos de apoyo, basados en la experiencia y las aportaciones de unos 2.500 científicos, responsables políticos y ambientalistas. La "guerra climática" amenaza potencialmente el futuro de la humanidad, pero casualmente ha sido excluida de los informes por los cuales el IPCC recibió el Premio Nobel de la Paz 2007.

Fuente: The expose

¿Cuál es tu reacción?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow