Los titiriteros detrás de Joe Biden

¿quién dirige realmente la Casa Blanca?

Junio 16, 2024 - 10:24
 0  31
Los titiriteros detrás de Joe Biden

En los Estados Unidos de hoy, el espectáculo que rodea a la presidencia de Joe Biden, y el circo de su posible reelección, es nada menos que una farsa grotesca. Es una farsa escandalosa que haría que incluso la audaz decisión del Imperio Romano de coronar a un emperador de 14 años pareciera mansa en comparación. Abramos el telón de esta grotesca burla de la gobernabilidad democrática.

Empecemos con Biden en la reciente cumbre del G7 en Italia, donde se alejó como un anciano confundido perdido en un supermercado. Esto no solo es vergonzoso, es francamente alarmante. Y, sin embargo, los medios de comunicación, esos titiriteros de la opinión pública, le han dado un pase en gran medida. Luego, hubo el evento Juneteenth en la Casa Blanca. Biden se quedó allí, rígido como una tabla, mientras la vida zumbaba a su alrededor. Era más utilero que presidente, un triste testimonio del estado de su administración.

Estos no son incidentes aislados, son síntomas de un engaño más amplio perpetrado por el Partido Demócrata y sus compinches en los principales medios de comunicación. Han convertido la política estadounidense en un teatro del absurdo, donde la realidad está escrita como un mal reality show. Mientras tanto, expertos como Rachel Maddow venden miedo, advirtiendo sobre el regreso de Trump como si fuera un hombre del saco dispuesto a destruir la democracia. En realidad, lo único que Maddow y los suyos temen es perder el control de la narrativa.

Maddow, una autoproclamada guardiana de los valores "progresistas", despotrica sobre los campos de concentración inexistentes que la esperan a ella y a sus seguidores bajo la presidencia de Trump. Esto es alarmismo en su peor expresión, y subraya la histeria que ha infectado a la izquierda. No les interesan los hechos; Están interesados en mantener el control a través del caos y la confusión.

Pero esta es la cruda verdad que la izquierda no quiere que sepas: la administración Biden es una fachada. Es una cortina de humo para los agentes del Estado profundo y los remanentes de la era Obama que mueven los hilos entre bastidores. Susan Rice, Lisa Monaco y toda la camarilla son los verdaderos agentes de poder, que utilizan a Biden como su títere para avanzar en su agenda.

La audacia de esta farsa es impresionante. El Partido Demócrata confía en que el público estadounidense esté demasiado distraído, demasiado apático o demasiado lavado de cerebro para darse cuenta. Pero subestiman la capacidad de la gente para ver a través de las mentiras. ¿Creen que pueden presentar a Biden como un candidato viable para otro mandato? Es un insulto a la inteligencia de todos los estadounidenses.

Fíjate en la pandemia de COVID-19, una clase magistral de manipulación. El gobierno, desempeñando el papel de salvador y ejecutor, impulsó las vacunas y los mandatos, no por una preocupación genuina por la salud pública, sino como un medio para expandir el control y silenciar la disidencia. Aquellos que se atrevieron a cuestionar la narrativa fueron etiquetados como amenazas, como enemigos del Estado.

Se trata de un asalto deliberado a los cimientos de la libertad. Se trata de poder, control y mantenimiento de un statu quo que beneficie a las élites a expensas del ciudadano común. Y seamos claros: la presidencia de Trump amenazó con poner patas arriba este statu quo, razón por la cual el establishment teme su regreso.

Están aterrorizados porque Trump no sigue sus reglas. Representa un desafío directo a los intereses arraigados que han vendido a Estados Unidos para su beneficio. Bajo Trump, Estados Unidos experimentó un resurgimiento económico, respeto internacional y una reafirmación de los valores estadounidenses fundamentales. Luchó por el pueblo, no por la élite política.

Así que, a medida que nos acercamos a otro ciclo electoral, lo que está en juego no podría ser mayor. La desesperación del Partido Demócrata es palpable: saben que no pueden ganar legítimamente, por lo que recurren a las tácticas más bajas: censura, difamación y mentiras descaradas.

Pero aquí está la cuestión: Estados Unidos está despertando. La gente ve la verdad detrás de la fachada de Biden. Están cansados de las mentiras, la manipulación y la tiranía paternalista que la izquierda llama gobernanza. La reacción violenta está llegando, y va a ser un ajuste de cuentas como ningún otro.

A medida que se acerca el 4 de julio, recordemos lo que está en juego aquí. Esto es más que una elección; Es una batalla por el alma de nuestra nación. Es hora de rechazar el engaño y la decadencia que representa la administración Biden. Es hora de apoyar a Trump, de restaurar la integridad y la fuerza de la Casa Blanca.

Recuperemos a un líder que luche ferozmente por Estados Unidos, no a uno que apenas logre ponerse de pie sin apoyo. Esto no es solo una lucha política; Es una cruzada para recuperar el futuro de nuestra nación.

Fuente: Gazetteller

¿Cuál es tu reacción?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow