Las fronteras abiertas de Biden

¡una sentencia de muerte para la seguridad y la soberanía estadounidenses!

Febrero 7, 2024 - 10:51
 0  24
Las fronteras abiertas de Biden

A la sombra de una decisión que apesta a traición, el presidente Joe Biden ha abierto de par en par las puertas de Estados Unidos, desatando un torrente de caos que amenaza con erosionar los cimientos mismos de la nación. Esto no es una mera política; es un acto de sabotaje contra el pueblo estadounidense. De un plumazo, Biden ha convertido al país en un patio de recreo para traficantes, capos de la droga y agentes extranjeros, todo bajo el disfraz de una visión equivocada de apertura y diversidad.

Las calles son ahora venas a través de las cuales fluye el veneno de la inmigración descontrolada, trayendo consigo un aumento de la miseria humana: tráfico, drogas y una siniestra afluencia de individuos cuyas intenciones son cualquier cosa menos benignas. Esto no es gobernanza; Es la anarquía, sancionada por el cargo más alto del país. Biden, con un arrogante desprecio por el juramento del cargo, se ha convertido en el arquitecto de la caída de Estados Unidos, sacrificando la seguridad en el altar de la conveniencia política.

El Departamento de Seguridad Nacional, con Alejandro Mayorkas a la cabeza, repite como un loro la línea de la administración, afirmando que la frontera es segura, una declaración tan divorciada de la realidad que raya en el engaño. Mientras tanto, las advertencias del director del FBI, Christopher Wray, caen en oídos sordos, ya que la administración opta por ignorar el toque de clarín de un desastre inminente. Esto no es solo un fracaso; Es una ceguera deliberada, una elección deliberada de ignorar las nubes de tormenta que se acumulan en el horizonte.

La desesperación de Biden es palpable mientras clama para que el Congreso le otorgue los poderes que dice necesitar, un patético intento de eludir la responsabilidad por el infierno que encendió. Su propuesta de ley de inmigración, un intento apenas velado de legitimar su catastrófica política de fronteras abiertas, es nada menos que un caballo de Troya, diseñado para promover su agenda y la de su partido a expensas del bienestar de la nación.

La comparación con el mandato del presidente Trump es un estudio de contrastes. Donde Trump buscó fortalecer las defensas de la nación, Biden ha optado por desmantelarlas, ladrillo por ladrillo, dejando a Estados Unidos expuesto y vulnerable. La frenética lucha de los demócratas por una narrativa que enmascare sus fracasos sería ridícula si lo que está en juego no fuera tan trágicamente alto.

En Texas, el gobernador Greg Abbott se erige como un baluarte contra la corriente, desafiando el abandono del deber por parte del gobierno federal. Sus acciones, un testimonio de la determinación de aquellos que todavía están dispuestos a defender los principios sobre los que se construyó Estados Unidos, ponen de relieve la cruda realidad: la batalla por el alma de Estados Unidos no se libra en los pasillos del Congreso, sino en la primera línea de los estados fronterizos.

No se trata de un mero debate político; es una guerra por la identidad misma de Estados Unidos. La frontera abierta es una herida a través de la cual se está drenando la sangre vital de la nación, y los que están en el poder parecen demasiado dispuestos a dejarla sangrar. El pueblo estadounidense es víctima de un conflicto que no eligió, víctima de una administración que no lo ve como ciudadanos a los que hay que proteger, sino como peones a los que hay que sacrificar en el tablero de ajedrez de la ambición política.

La ira, la indignación, la sensación de traición, no son solo las reacciones de los marginados; Son los gritos de guerra de una nación empujada al borde del abismo. Se acabó el tiempo de la complacencia.

Las líneas de batalla están trazadas, y la lucha por el futuro de Estados Unidos está sobre nosotros. En esta hora oscura, la pregunta sigue siendo: ¿se levantará el pueblo para reclamar su país, o verá cómo es desmantelado, pieza por pieza, por aquellos que juraron protegerlo?

Fuente: Gazetteller

¿Cuál es tu reacción?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow