La "cura" neta cero es peor que la supuesta enfermedad del cambio climático

A pesar de que David Turver es un "tibio" y reconoce que el CO antropogénico2 Las emisiones contribuyen en cierta medida al calentamiento global, dice que "la cura de cero emisiones netas es peor que la supuesta enfermedad del cambio climático". Hay dos estrategias para hacer frente al cambio climático. La primera es la "estrategia de mitigación"; reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a "cero neto", como lo promociona el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU. La segunda es la estrategia de adaptación, que significa tomar medidas para adaptarse al cambio climático. Desde el principio de los tiempos, la adaptación siempre ha sido exitosa, no hay ninguna razón por la que no podamos seguir adaptándonos. Por el contrario, el cero neto tiene importantes inconvenientes. Los inconvenientes no son solo que es prohibitivamente caro, sino que las políticas de cero emisiones netas tendrán, y ya están teniendo, un impacto devastador en el Reino Unido tanto a nivel individual como nacional. "El cero neto nos está llevando a la penuria", dice Turver.

Julio 2, 2024 - 08:32
 0  11
La "cura" neta cero es peor que la supuesta enfermedad del cambio climático

Escuchamos mucho sobre cómo supuestamente estamos en una crisis climática y cómo la ciencia™ nos dice que estamos a punto de sucumbir a la ebullición global. La mayoría de los activistas climáticos afirman que debemos reducir las emisiones gastando más dinero en molinos de viento y paneles solares o todos nos quemaremos.

Me describiría a mí mismo como un tibio, con lo que quiero decir que reconozco que la Tierra se está calentando y que las emisiones humanas de CO2 han contribuido de alguna manera a ese calentamiento. Sin embargo, también es cierto que el clima ha cambiado drásticamente sin intervención humana; Claramente, también hay otras causas del cambio climático.

La estrategia de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a cero neto se clasifica como una "estrategia de mitigación" en la jerga del IPCC. La estrategia alternativa es la adaptación, lo que significa tomar medidas para adaptarse al cambio climático, como la construcción de defensas contra las inundaciones, sistemas de riego o el desarrollo de nuevas cepas de cultivos para hacer frente mejor a los cambios en los patrones climáticos. La mayor parte del esfuerzo de gasto en Occidente está orientado a la mitigación. Pero, ¿qué pasa si la cura neta cero es peor que la enfermedad? ¿Qué pasa si la mitigación es menos efectiva que la adaptación?

Inconvenientes de mitigación

La estrategia de mitigación tiene importantes inconvenientes. En primer lugar, la mitigación solo funciona si el CO2 es la única perilla de control de clima. Pero sabemos que este no puede ser el caso porque podemos ver claramente que las temperaturas han cambiado significativamente en los últimos milenios, como se ilustra en la Figura 1 a continuación (obtenida de la Figura 7.1 del Informe de Primera Evaluación del IPCC). Estos cambios no pueden haber sido causados por los humanos o por nuestro CO2 Emisiones.

Figura 1 – Cambio de la temperatura global del primer informe de evaluación del IPCC

En segundo lugar, la mitigación solo puede funcionar si todos los demás también reducen las emisiones y podemos ver en la Figura 2 (de Nuestro Mundo en Datos) que esto no está sucediendo.

Figura 2 – CO global2 Emisiones de 1900 a 2022 (Fuente: Nuestro mundo en datos)

Además, hay muchos eventos climáticos potenciales que podrían ocurrir para los que debemos estar preparados, y que requerirán energía e ingenio para enfrentarlos. Por ejemplo, pudimos ver otra erupción similar a la del Monte Tambora que expulsó unos 40 km2 de material a la atmósfera y provocó una reducción de las temperaturas globales. Esto llevó a que 1816 se denominara el "Año sin verano", donde las temperaturas del verano europeo fueron las más bajas registradas y condujo a un desastre agrícola con escasez generalizada de alimentos y hambruna.

Éxito de la adaptación

La adaptación ha sido un éxito notable. La tasa de personas que mueren a causa de desastres naturales se ha desplomado en un factor de más de 50 en el último siglo, como se muestra en la Figura 3 a continuación (obtenida de Our World in Data).

Figura 3 – Tasas de mortalidad promedio decenal por desastres naturales (fuente Our World in Data)

Esta mejora se ha producido a pesar de que el CO se ha multiplicado casi por casi 20 vecesemisiones que vimos en la Figura 2.

La energía barata ha dado lugar a grandes mejoras en el rendimiento de los cultivos a través de la mecanización, el riego y la disponibilidad de fertilizantes. La energía barata ha permitido construir defensas contra las inundaciones y que las viviendas sean más resistentes a las condiciones meteorológicas extremas.

Las medidas de adaptación tienen muchos beneficios. En primer lugar, no requieren ningún tratado internacional y pueden aplicarse localmente, donde producen resultados rápidamente. También trabajan para protegerse contra los cambios en el clima que no son impulsados por el CO2. Las medidas de adaptación también podrían tener beneficios adicionales, como un uso más eficiente del agua o variedades de cultivos más robustas. No hay ninguna razón por la que no podamos seguir adaptándonos.

Riesgos de Net Zero

Por el contrario, los riesgos de las políticas de mitigación de cero emisiones netas son manifiestos. En primer lugar, y lo más obvio, no pueden funcionar contra los cambios climáticos que son impulsados por fuerzas distintas del CO2. En segundo lugar, está el costo directo. En 2020, la National Grid ESO estimó que el coste de la transición energética era de unos 3 billones de libras esterlinas. Esto es probablemente una subestimación porque el costo de las energías renovables ha aumentado desde entonces (ver AR6) ya que las tasas de interés han subido de casi cero a más del 5%. Para poner esto en contexto, el PIB del Reino Unido fue de 2,3 billones de libras esterlinas en 2023, por lo que el coste será al menos 1,3 veces el producto interior bruto ("PIB"). Para mayor contexto, el presupuesto del NHS England fue de 155.000 millones de libras esterlinas en 2022/23, por lo que el coste del cero neto será de unas 19 veces el presupuesto del NHS.

La mayor penetración de las energías renovables ha provocado un aumento masivo de nuestras facturas de electricidad. Este aumento proviene de los subsidios a las energías renovables, así como de los costos de equilibrio de la red y los costos masivos de expandir la red a parques eólicos marinos remotos.

El encarecimiento de la energía ha llevado a una desindustrialización progresiva, como hemos visto con el cierre de Port Talbot y nuestra última planta de fertilizantes. Con el aumento de las tensiones geopolíticas, el cierre de las industrias nacionales de acero, fertilizantes y productos químicos significa que somos menos capaces de defendernos y alimentar a la nación en caso de crisis.

El encarecimiento de la energía también significa que corremos el riesgo de perdernos las industrias del futuro, como la inteligencia artificial (IA). Por ejemplo, Amazon ha comprado recientemente un campus de centro de datos de 960 MW adyacente a una central nuclear y alimentado por ella. Mark Zuckerberg ha dicho que la próxima generación de centros de datos será de 1 GW o más y Microsoft está considerando construir un campus de centros de datos de 100.000 millones de dólares que podría consumir 5 GW para OpenAI para 2030. Claramente, la IA consume mucha energía y los centros de datos adecuados no pueden funcionar con céfiros y rayos de sol, ni con energía costosa.

Nuestra autoridad de planificación de la red planea reducir la demanda total de los usuarios finales aproximadamente a la mitad, a 600-800 TWh por año para 2050, con poco más de 300 TWh para uso industrial y comercial, y el resto se utilizará para calentar hogares y transporte por carretera y ferrocarril. Sin embargo, solo diez de esos centros de datos de 1 GW consumirían 87,6 TWh en un año, es decir, aproximadamente una cuarta parte del presupuesto energético de toda la industria y el comercio. Es evidente que nos dirigimos a un mundo de escasez de energía en el que ya no podremos fabricar los componentes básicos de una sociedad moderna, ni podremos competir con las tecnologías modernas. Como nos recuerda la Figura 4 a continuación, de nuevo de Our World in Data, no hay países ricos con bajo consumo de energía.

Gráfico 4 – Consumo de energía por persona frente al PIB per cápita (Fuente: Nuestro mundo en datos)

Impacto de las políticas de cero emisiones netas

El cero neto nos está llevando a la penuria. Desde 1997 ya se ha producido un daño significativo con la contracción de las industrias productivas en comparación con el conjunto de la economía. El problema es que estas industrias son mucho más productivas en términos de Valor Agregado Bruto (VAB) por hora trabajada que la mayoría de las industrias de servicios y consumen más energía. Esta es la razón por la que Sir Jim Ratcliffe ha advertido que "la industria química en el Reino Unido está acabada" y la razón principal es que los costos de la energía son cinco veces mayores que los de los EE. UU. y se aplican impuestos al carbono sobre dichos productos. Esto explica por qué hemos perdido seis veces más puestos de trabajo en industrias de gran consumo energético que los que se han ganado en nuestro sector de la energía verde (véase la figura 5).

Figura 5 – Horas trabajadas en industrias intensivas en energía frente al suministro de electricidad (1997-2021)

Las pérdidas de puestos de trabajo tampoco han terminado, y Stellantis (propietaria de Vauxhall) ha advertido de que el plan del Partido Laborista de prohibir los nuevos coches de gasolina para 2030 provocará el cierre de plantas.

Por supuesto, las políticas de cero emisiones netas también han hecho subir nuestras facturas de electricidad con la miríada de planes de subsidios que cuestan alrededor de £ 11 mil millones cada año, con costos adicionales de equilibrio y extensión de la red además. Además, todo el catastrofismo climático está afectando la salud mental de los niños.

A pesar de que esta destrucción económica se está llevando a cabo en nombre del medio ambiente, no está nada claro que la energía eólica y solar sean respetuosas con el medio ambiente. En ESTE artículo, utilizando datos principalmente de la CEPE, mostramos que las energías renovables tienen una mala clasificación general en una serie de medidas de sostenibilidad, incluido el uso de la tierra y la intensidad de minerales, véase la Figura 6.

Figura 6 – La energía eólica y solar obtienen una mala puntuación en una serie de medidas de sostenibilidad

Otros estudios que utilizan datos del DOE de EE.UU. sobre la intensidad material de la energía eólica y solar han mostrado un resultado similar, véase la Figura 7.

Figura 7 – Requisitos de materiales por fuente de energía

Todo lo que obtenemos a cambio de todo este esfuerzo es energía costosa e intermitente que necesita que se extraigan aún más minerales para hacer el almacenamiento requerido.

Conclusiones

En lugar de debatir los costes y riesgos de las cero emisiones netas, en estas elecciones los principales partidos políticos compiten por la rapidez con la que pueden llevarnos (en un coche eléctrico, naturalmente) por el camino de la servidumbre. Creo que los riesgos económicos, sociales y de seguridad nacional de las políticas de cero emisiones netas son mucho mayores que los que plantea el cambio climático.

Los riesgos del cambio climático pueden evitarse si seguimos adaptándonos, tal y como lo hemos hecho durante milenios. Es seguro que la acción unilateral del Reino Unido, o incluso la acción multilateral de gran parte de Occidente, no hará nada para cambiar el clima mientras el mundo en desarrollo continúe aumentando su consumo de hidrocarburos para enriquecerse. De hecho, incluso si se adoptaran medidas de mitigación a nivel mundial, es ingenuo creer que el mal tiempo cesará y de repente obtendremos el "clima estable" exigido por más de 170 abogados.

Sin embargo, seguimos por el camino de las cero emisiones netas, causando estragos en la industria, el empleo y el medio ambiente, aumentando las facturas de energía y dañando la salud mental de nuestros hijos. La "cura" de cero emisiones netas es peor que la supuesta enfermedad del cambio climático.

Fuente: Expose news

¿Cuál es tu reacción?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow