Encarcelar y reeducar a cualquiera que se oponga a la agenda globalista

El mundo ha llegado a un punto crítico según Klaus Schwab que ha ordenado a los gobiernos mundiales que empiecen a encarcelar y reeducar a cualquiera que se oponga a la agenda globalista

Junio 22, 2024 - 10:03
 0  21
Encarcelar y reeducar a cualquiera que se oponga a la agenda globalista

El mundo ha llegado a un punto crítico según Klaus Schwab que ha ordenado a los gobiernos mundiales que empiecen a encarcelar y reeducar a cualquiera que se oponga a la agenda globalista.

"Según Schwab, la historia de la humanidad ha terminado oficialmente y cualquiera que discrepe de la agenda globalista debe ser cancelado, retirado de su plataforma, arrestado y encarcelado para dar ejemplo al resto de la sociedad.

Según Schwab, la historia de la humanidad ha terminado oficialmente y cualquiera que discrepe de la agenda globalista debe ser cancelado, retirado de su plataforma, detenido y encarcelado para dar ejemplo al resto de la sociedad.

El mundo ha llegado a un punto crítico según Klaus Schwab, que ha ordenado a los gobiernos mundiales que empiecen a encarcelar y reeducar a cualquiera que se oponga a la agenda globalista. Según Schwab, la historia de la humanidad ha llegado oficialmente a su fin y cualquiera que no esté de acuerdo con la agenda globalista debe ser cancelado, retirado de su plataforma, arrestado y encarcelado como ejemplo para el resto de la sociedad. Este malvado complot contra la humanidad se ha estado gestando durante años, y ahora estamos viendo las primeras señales desarrollarse ante nuestros propios ojos. Klaus Schwab se ha vuelto cada vez más optimista acerca de sus planes para secuestrar a la humanidad, destruir la soberanía, e imponer brutalmente un gobierno mundial en el mundo.

Según Schwab, hemos llegado a un punto en el que cualquiera que adopte una "actitud negativa, crítica o de confrontación" con los planes del FEM debe ser tratado con dureza. A los agentes globalistas no elegidos de Klaus Schwab se les encomendó instrucciones de difundirlas en foros internacionales. La ex primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, que ahora trabaja a tiempo completo para el FEM, dijo esta semana en la Cumbre del Clima de la ONU en Nueva York que la libertad de expresión es un arma de guerra, y que cualquiera que sea sorprendido diciendo lo que piensa sobre temas globalistas sensibles debe ser castigado en consecuencia.

Ardern se convirtió en todo una Orwell cuando afirmó que la censura es necesaria para proteger la libertad de expresión. Hay cosas que no cambian. Ardern pasó su tiempo como Primera Ministra de la Nueva Zelanda infiltrada por el FEM tratando de convencer a la población de que el gobierno es la única fuente de verdad.

Orwell nos advirtió de que la élite intentaría convencernos de que arriba es abajo, los hombres son mujeres y la guerra es la paz. Cuánta razón tenía. ¿Cómo puede la élite justificar la supresión de la libertad de expresión y el encarcelamiento de cualquiera que hable en contra de su agenda? Según Noah Yuval Harari, mano derecha de Klaus Schwab, la élite no necesita justificar nada porque hemos llegado al final de la historia de la humanidad. Así es, Harari ha declarado que la historia humana ha terminado. La élite está decidida a convertirse en dioses y, al mismo tiempo, a despoblar la población mundial. Si esto te parece una locura, debes entender con quién estamos tratando. Klaus Schwab y sus compinches operan con la creencia de que son literalmente dioses. Según Harari y sus colegas del FEM, este "algo más" es la élite globalista y su orden mundial tecnocomunista. Y en esta visión distópica del futuro, simplemente no hay lugar para el debate o las opiniones alternativas.

Mientras la mayoría de la población tendrá que valerse por sí misma en una lucha desesperada por la supervivencia que la mayoría perderá, aquellos que han sido designados "humanos mejorados" por Davos serán salvados por lo que el FEM llama su "Arca tecnológica de Noé". La agenda de Klaus Schwab ya se está aplicando en países infiltrados, incluido el Reino Unido, donde el gobierno británico ha ordenado a las fuerzas del orden que detengan y procesen a los ciudadanos que compartan en Internet artículos y opiniones verificados. Tras la aprobación esta semana de la Ley de Seguridad en Línea, las autoridades británicas tienen ahora potestad para castigar a los ciudadanos que compartan en las redes sociales cualquier cosa considerada "odiosa" o calificada de "desinformación". La Oficina de Comunicaciones del Reino Unido (Ofcom) tendrá potestad para imponer multas penales de hasta 18 millones de libras (unos 22 millones de dólares) a los ciudadanos y empresas que incumplan la normativa. Y escondido en la letra pequeña, el gobierno se ha dado el derecho de encarcelar a los ciudadanos que se nieguen a alinearse con la agenda globalista.

Al mismo tiempo que estos acontecimientos en el Reino Unido, el FEM ha instado a los gobiernos a construir campos de concentración COVID en todo el mundo para encarcelar a los ciudadanos que se nieguen a seguir la narrativa oficial. No es de extrañar que Nueva York sea el primer estado de EE.UU. en seguir adelante con las instrucciones. Como Rochester First informó esta semana, se llevaron a cabo argumentos orales en un caso de apelación sobre las regulaciones de cuarentena por el Departamento de Salud de NY sobre una regulación que permitiría al Comisionado de Salud emitir órdenes de aislamiento o cuarentena para controlar la propagación de una enfermedad transmisible.

Con el estado de Nueva York buscando el poder para, literalmente, FORZAR a los residentes de Nueva York a ser puestos en cuarentena o arrojados a "campos de cuarentena", como informa esta historia en Dr. Joseph Sansone's Substack, estos no son nada menos que campos de concentración a los que pretenden arrojar a la gente por la posibilidad de que hayan estado expuestos a lo que ahora todos sabemos que es un arma biológica ¡QUE ELLOS crearon! Se trata de una táctica similar a la que se utilizó en la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se decía que los judíos, los gitanos y otros indeseables eran portadores de enfermedades y se les obligaba a ir a campos de concentración. Al parecer, aquellos que se nieguen a inyectarse armas biológicas Covid-19 serán el objetivo.

Se trata de un hecho verdaderamente inquietante. Sabemos que la élite globalista tiene muchas más pandemias en la manga porque no dejan de hablarnos de ellas. La élite globalista no puede dejar de hablar de su complot para despoblar el mundo, y ahora están concretando sus planes. El uno por ciento del uno por ciento - y sus simpatizantes en los negocios y la política - todos parecen estar de acuerdo en que el Gran Reinicio es una gran idea. Y el hecho de que ninguna persona corriente comparta su entusiasmo no parece molestarles lo más mínimo. Pero el futuro no les pertenece y la gente está despertando lenta pero firmemente a su agenda.

Fuente: Verdad y paciencia

¿Cuál es tu reacción?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow