La vitamina D ayuda a combatir el cáncer

Los niveles bajos de vitamina D están relacionados con un mayor riesgo de cáncer, mientras que la vitamina D puede adherirse al receptor de vitamina D (VDR) en las células, activando una serie de señales que pueden afectar la forma en que crecen, se desarrollan y sobreviven. Aunque el aumento de los niveles de vitamina D puede ayudar a reducir las muertes por cáncer, los funcionarios de salud rara vez recomiendan optimizar los niveles para este propósito. La vitamina D ataca el cáncer de múltiples maneras, incluyendo efectos anticancerígenos, antimetastásicos y antitumorigénicos. La mejor manera de optimizar su nivel de vitamina D es a través de la exposición regular al sol, que mejora la producción de melatonina, un potente agente anticancerígeno.

Mayo 21, 2024 - 09:17
 0  38
La vitamina D ayuda a combatir el cáncer

Recomiendo encarecidamente exponerse al sol de forma sensata todos los días, y una de las razones es porque ayuda a optimizar de forma natural los niveles de vitamina D. Los niveles bajos de vitamina D están relacionados con un mayor riesgo de cáncer,1 mientras que la vitamina D puede adherirse al receptor de vitamina D ("VDR") en las células, activando una serie de señales que pueden afectar la forma en que crecen, se desarrollan y sobreviven.2

De esta manera, la vitamina D actúa como un freno en el proceso de crecimiento celular en muchos tejidos del cuerpo, ayudando a controlar la velocidad a la que las células se multiplican. Esto es particularmente importante cuando se trata de cáncer porque una de las características clave de esta enfermedad es que las células crecen fuera de control. Además, se ha observado en estudios con animales que la vitamina D ayuda a retrasar algunos cambios relacionados con la edad mediante la activación de otra vía importante a través del receptor de vitamina D.

Esta vía involucra una molécula llamada Nrf2, que desempeña un papel crucial en la protección de su cuerpo contra el estrés oxidativo y el daño al ADN, dos factores que comúnmente están relacionados con el desarrollo del cáncer.3 En general, se siguen acumulando pruebas que demuestran que la vitamina D es una fuerte aliada para combatir el cáncer.4

La vitamina D reduce la mortalidad por cáncer

A nivel mundial, el cáncer es la segunda causa de muerte, solo por detrás de las enfermedades cardiovasculares.5 Mientras tanto, la prevalencia mundial de deficiencia de vitamina D (definida como un nivel de menos de 20 ng/ml) e insuficiencia (definida como un nivel de 20 a menos de 30 ng/ml) es del 40% al 100%.6 Aunque el aumento de los niveles de vitamina D puede ayudar a reducir las muertes por cáncer, los funcionarios de salud rara vez recomiendan optimizar los niveles para este propósito.

Por ejemplo, las investigaciones han demostrado que una vez que se alcanza un nivel sérico mínimo de vitamina D de 40 ng/ml, el riesgo de cáncer disminuye en un 67%, en comparación con tener un nivel de 20 ng/ml o menos.7

Una revisión sistemática y un metaanálisis de 2023 publicados en Ageing Research Reviews también encontraron que la suplementación con vitamina D3 redujo la mortalidad por cáncer en un 6%. Esto no se consideró estadísticamente significativo, pero cuando solo se analizaron los estudios que incluían la ingesta diaria de vitamina D, la mortalidad por cáncer se redujo en un significativo 12%.8 Según los investigadores:9

Otras investigaciones también respaldan el papel de la vitamina D en la protección contra la muerte por cáncer. En un estudio de 25,871 pacientes, se encontró que la suplementación con vitamina D reduce el riesgo de cáncer metastásico y muerte en un 17%. El riesgo se redujo hasta en un 38 por ciento entre los que también mantuvieron un peso saludable.10,11

Lo que es particularmente digno de mención es que este estudio solo les dio a los participantes 2,000 UI de vitamina D al día y no midió sus niveles en sangre. A pesar de estas fallas en la investigación, se encontró un beneficio significativo. Sin embargo, otras investigaciones han encontrado beneficios aún más sorprendentes, incluido un análisis de GrassrootsHealth publicado en PLOS ONE.

Mostró que las mujeres con un nivel de vitamina D igual o superior a 60 ng/ml (150 nmol/l) tenían un riesgo 82% menor de cáncer de mama en comparación con aquellas con niveles inferiores a 20 ng/ml (50 nmol/l).12 Mientras tanto, los riesgos de cáncer de pulmón, cáncer colorrectal, cáncer de mama, cáncer de vejiga y linfoma son mayores en personas con niveles bajos de vitamina D, mientras que tener niveles más altos se asocia con un mejor pronóstico en casos de cáncer de mama y colorrectal.13

El estudio Ageing Research Reviews reveló además que la suplementación diaria con vitamina D era particularmente beneficiosa para las personas de 70 años o más, así como para aquellas que tomaban vitamina D diariamente y luego fueron diagnosticadas con cáncer. El autor del estudio, Ben Schöttker, PhD, del Centro Alemán de Investigación del Cáncer en Heidelberg, explicó además:14

La vitamina D tiene efectos anticancerígenos contra muchos tipos de cáncer

Una mini revisión sobre el impacto de la vitamina D en el cáncer, publicada en The Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology, señaló que, si bien la vitamina D es ampliamente reconocida por su papel esencial en la regulación del equilibrio de minerales en el cuerpo, una deficiencia se ha relacionado con la aparición y progresión de varios tipos de cáncer.15 La vitamina D ataca el cáncer de múltiples maneras, entre ellas:16

  • Efectos anticancerígenos, lo que significa que se dirige a diferentes etapas del desarrollo y la progresión del cáncer, incluida la iniciación, el crecimiento y la propagación de las células cancerosas.
  • Efectos antimetastásicos, que se refieren a la capacidad de evitar que las células cancerosas se propaguen desde el sitio original del tumor a otras partes del cuerpo. Dado que la metástasis es a menudo responsable de los resultados fatales de los cánceres, prevenir la propagación puede mejorar significativamente las tasas de supervivencia.
  • Antitumorigénico, es decir, la vitamina D ayuda a prevenir la formación de tumores o el crecimiento de tumores. Esto puede implicar mecanismos como la inducción de la muerte celular en las células cancerosas, el bloqueo de la progresión del ciclo celular o la inhibición de las vías que alimentan el crecimiento tumoral.

La revisión destacó el papel de la vitamina D contra los siguientes tipos de cáncer:17

En cuanto al cáncer de mama, la principal causa de muerte de las mujeres en todo el mundo, la deficiencia de vitamina D es común entre las pacientes, y las que tienen deficiencia tienen más probabilidades de tener subtipos de cáncer de mama más agresivos y difíciles de tratar, como tumores de mayor grado y receptores de estrógenos negativos.

El estudio también destacó el papel de las diferencias genéticas en el VDR que podrían influir en el riesgo de cáncer de mama. En particular, en ciertas poblaciones, como las mujeres del norte de la India de Nueva Delhi, se identificaron variaciones en el gen VDR como posibles factores de riesgo.18

En el cáncer de próstata, el cáncer más común en los hombres, los niveles bajos de vitamina D se relacionaron con niveles altos de dihidrotestosterona (DHT) en la próstata, que se asocia con la progresión del cáncer de próstata.19 Además, la vitamina D puede influir en la actividad de la sirtuina 1 ("SIRT1"), que se conoce como una proteína de longevidad. La optimización de los niveles de vitamina D puede ayudar a aumentar las defensas naturales del cuerpo contra el cáncer, en parte, a través de mecanismos que involucran a SIRT1.20

Investigaciones adicionales sugieren que puede haber una variación considerable en la forma en que los genes de los diferentes individuos responden a la suplementación con vitamina D, lo que podría explicar por qué no todos se benefician por igual de la vitamina D adicional.

Para obtener los mejores resultados, los científicos sugieren que la suplementación con vitamina D debe ser personalizada y "abogar por opciones adaptadas a las necesidades individuales de vitamina D, combinadas con una intervención integral que favorezca la prevención a través de un entorno saludable y comportamientos de salud responsables".21

Por qué la exposición al sol es la mejor fuente de vitamina D

En un día soleado típico, su cuerpo puede producir hasta 25,000 unidades internacionales ("UI") de vitamina D.22 aunque muchas personas no están lo suficientemente expuestas al sol como para optimizar sus niveles de vitamina D. Sin embargo, recomiendo encarecidamente obtener la vitamina D de la exposición adecuada al sol, si es posible, ya que proporciona beneficios más allá de la optimización de la vitamina D.

Los niveles más altos de vitamina D pueden incluso servir como un marcador de una exposición saludable al sol, que a su vez puede ser responsable de muchos de los beneficios para la salud, que incluyen un menor riesgo de cáncer y una mayor longevidad, atribuidos a la vitamina D. La exposición regular al sol, por ejemplo, aumenta la producción de melatonina, un potente agente anticancerígeno.23

Los rayos infrarrojos cercanos del sol penetran profundamente en el cuerpo y activan la citocromo c oxidasa, que a su vez estimula la producción de melatonina dentro de las mitocondrias. Sus mitocondrias producen ATP, la moneda energética de su cuerpo. Un subproducto de esta producción de ATP son las especies oxidativas reactivas (ROS), que son responsables del estrés oxidativo.

Las cantidades excesivas de ROS dañarán las mitocondrias, lo que contribuirá a una salud subóptima, inflamación y afecciones de salud crónicas como diabetes, obesidad y trombosis (coágulos de sangre). Pero la melatonina esencialmente elimina las ROS que dañan las mitocondrias. Por lo tanto, al exponerse mucho al sol durante el día, sus mitocondrias se bañarán en melatonina, reduciendo así el estrés oxidativo.24,25

Si no puede exponerse adecuadamente al sol todos los días, puede ser necesario tomar suplementos de vitamina D. Tenga en cuenta que 20 ng/ml, que a menudo se usa como límite para la deficiencia de vitamina D, ha demostrado repetidamente ser extremadamente insuficiente para la buena salud y la prevención de enfermedades, lo que significa que la prevalencia real de personas sin niveles óptimos de vitamina D es aún mayor.

La única manera de determinar cuánta exposición al sol es suficiente y/o cuánta vitamina D3 necesita tomar es medir su nivel de vitamina D, idealmente dos veces al año. Una vez que haya confirmado sus niveles de vitamina D a través de pruebas, ajuste su exposición al sol y/o suplementos de vitamina D3 en consecuencia. Luego, recuerde volver a realizar la prueba en tres o cuatro meses para asegurarse de que ha alcanzado su nivel objetivo.

El nivel óptimo de vitamina D para la prevención del cáncer

El nivel óptimo para la salud y la prevención de enfermedades, incluida la prevención del cáncer, está entre 60 ng/ml y 80 ng/ml (150-200 nmol/l), mientras que el límite de suficiencia parece ser de alrededor de 40 ng/ml. En Europa, las medidas que buscas son de 150 a 200 nmol/l y 100 nmol/l respectivamente.

Es importante recordar que el calcio, la vitamina D3, el magnesio y la vitamina K2 deben estar adecuadamente equilibrados para una salud general óptima. Su mejor y más segura apuesta es simplemente comer más alimentos ricos en calcio, magnesio y vitamina K2, junto con una exposición sensata al sol.

Sin embargo, si encuentra que la suplementación es necesaria después de una prueba sérica de vitamina D, también complemente con magnesio y vitamina K2 ("MK-7") para garantizar un equilibrio adecuado. También querrá asegurarse de seguir un estilo de vida saludable en general para reducir su riesgo de cáncer tanto como sea posible. Como explicaron los investigadores en Nutrients:26

Fuentes y referencias

Sobre el autor

El Dr. Joseph Mercola es el fundador y propietario de Mercola.com, un médico osteópata certificado por la Junta de Medicina Familiar, miembro del Colegio Americano de Nutrición y autor de bestsellers del New York Times. Publica varios artículos al día que cubren una amplia gama de temas en su sitio web Mercola.com.

De nuestro querido amigo y suscriptor el Dr. Joseph Mercola

¿Cuál es tu reacción?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow