Un e-mail prácticamente nos hunde y Sucuri.net nos salvó de la ruina

Seguridad informatica que es

Un e-mail prácticamente nos hunde y Sucuri.net nos salvó de la ruina
sucuri.net
Un e-mail prácticamente nos hunde y Sucuri.net nos salvó de la ruina

Un e-mail prácticamente nos hunde y Sucuri.net nos salvó de la ruina

Carmen y fuimos juntas a la capacitad de derecho. Al graduarnos, cada una halló trabajo en bufetes de abogados en nuestra urbe, siempre y en toda circunstancia fuimos amigas y siempre y en toda circunstancia habíamos soñado con tener nuestro despacho.

Yo me fui un tiempo a otra urbe para hacer una especialización en patentes y derecho de propiedad intelectual. Carmen se especializó en derecho tributario.

Al finalizar, ninguna de las dos teníamos ganas de regresar a nuestros viejos puestos y estábamos prestas a correr el peligro de ejercer de forma privada.

A Carmen le habían ofrecido un puesto con un jugoso salario en de los mejores bufetes de la urbe. A mi, me habían llamado para ejercer en el extranjero con posibilidades de ejercer en una de las firmas más esenciales del planeta.

Mas, no.

No deseábamos trabajar para absolutamente nadie más que para nosotras mismas…

Deseábamos ser libres, independientes y sabíamos que nuestros servicios serían muy prósperos en nuestra pequeña urbe.

Fuimos el primer bufete experto en derecho de propiedad intelectual en nuestra urbe con un servicio integral que cubría servicios tributarios y laborales.

Todo iba como la seda.

Pronto, estábamos efectuando patentes para decenas y decenas de autores, inventores, empresas pequeñas, medianas y grandes corporaciones. Nuestro bufete ganaba fama y nuestra agenda se llenaba poco a poco más.

Uno de los servicios que más agradaban a nuestros clientes del servicio era que lo hacíamos todo cien por ciento on line. Con e mails, asambleas telemáticas y contactos por whatsapp, telegram, etc.

Desafortunadamente, una de nuestras ventajas en el mercado, prácticamente se transformó en nuestra ruina.

Alguien en nuestra oficina abrió un correo electrónico que tenía un malware que pronto se apoderó de todo nuestro sistema…

Ese fue uno de los peores días de nuestras vidas…


No sabíamos qué frágiles éramos


No sé si podéis imaginar la magnitud de nuestro inconveniente.

En nuestros portátiles, móviles y tablets, teníamos los proyectos más esenciales de nuestros clientes del servicio. Planos de inventos, recetas de restaurants, peticiones de patentes y secretos industriales de decenas y decenas de clientes del servicio.

De qué forma una parte de nuestro servicio, Carmen y nos habíamos propuesto implicarnos al límite en el negocio de nuestros clientes del servicio. Les solicitábamos el máximo de información, puesto que en ocasiones, las compañías crean know hows de forma inconsciente y que pueden patentar aparte de sus inventos o productos.

Por este motivo, les solicitábamos toda la cadena de información posible, desde planos, datos concretos y proyectos futuros.

Además de esto, en los servicios tributarios, teníamos cómputos, extractos bancarios, claves, datos de cuentas y los datos económicos más esenciales.

Nuestros clientes del servicio confiaban en nosotros como los custodios de su información más frágil. Información que podría hacer que sus negocios se arruinasen o aun a tener inconvenientes con Hacienda, sus asociados o clientes del servicio.

¡Toda esta información estaba a puntito de perderse! Con ella, estábamos seguras de que nuestro bufete se iría por el desagüe al lado de nuestra reputación.

Tras prácticamente volvernos locas… Pudimos contener el inconveniente.

Contratamos un conjunto de informáticos que consiguió adecentar nuestros sistemas y salvar una información vital para nuestro negocio, para nuestros clientes del servicio y para el futuro de los dos.

Los informáticos nos afirmaron que podían adecentar nuestros ordenadores y salvar la información que creíamos que se había perdido. Mas, no podían eludir que esto volviese a ocurrir.

Consultamos con los especialistas de Mercadonet.es que debíamos contactar a Sucuri.net, para crear un blindaje inconquistable de nuestros sistemas.

Ahora, con la máxima ciberseguridad, dormimos apacibles y solo nos concentramos en el bienestar de nuestros clientes del servicio.


¿De qué manera Sucuri.net nos salvó de una ruina segura?


Sin falsas modestias, debo decir que Carmen y tenemos el bufete más eficiente de la urbe. Somos muy, mas buenísimas en nuestro trabajo, nos entregamos a nuestros clientes del servicio y este bufete nos ha hecho cumplir nuestros sueños.

Pero… Nuestro negocio depende única y totalmente en la confianza que nuestros clientes del servicio tengan en nosotras. En la capacidad de sostener el secreto profesional y sostener proyectos de diferente clase bajo el más absoluto misterio.

Si un pirata informático entra en nuestro sistema y nos hurta algún proyecto.

Si somos víctimas de espionaje industrial.

Si los secretos de nuestros clientes del servicio se hacen públicos…

¡Nuestro negocio fracasaría clamorosamente!

Por este motivo, precisamos un servicio de consultoría digital y una seguridad informática que no nos reste agilidad y que sea simple de emplear.

Somos geniales abogadas… Mas somos unas novatas en informática, por lo que no podríamos tener un sistema que requiera algo más que un par de clics o redactar una clave de acceso.

Sucuri.net nos da exactamente eso.

Un servicio de seguridad integral, con un manejo intuitivo y un sistema de uso simple, fácil y de veloz contestación.

No deseamos que nuestros clientes del servicio sientan que podríamos ser frágiles, por lo que ahora incluimos en nuestras propuestas de servicios que contamos con la protección de Sucuri.net.

Esto ha multiplicado nuestras ventas, puesto que ahora los clientes del servicio semejan confiar más en nuestros servicios.


¿Por qué Sucuri.net nos da un servicio ideal?


Sucuri.net nos ofrece un sistema de CDN, o sea, de servidores en cadena, autónomos y no conectados entre sí. Como la fórmula de la Coca-Cola, ningún servidor tiene el cien por ciento de la información de forma individual.

Por ende, si un servidor es víctima de un pirata informático, este solo conseguiría pedazos de información incoherente e inútil. Esta información llega cifrada a nuestros ordenadores y solo nosotras somos capaces de juntarlas en un documento único y protegido.

Además, todo el proceso es DYI, o sea “hágalo mismo”, Carmen y , dos cavernícolas informáticas, podemos armar nuestra seguridad. Todo, con el soporte de los técnicos de Sucuri.net, fácilmente y rapidísima.

Sin apreciarlo, sin que se ralentice la velocidad del sistema y aún mejor, sin que esto interfiera en el flujo de información, Sucuri.net efectúa revisiones y actualizaciones continuas de nuestros equipos.

Todos y cada uno de los e mails entrantes y salientes pasan por decenas y decenas de firewalls y revisiones en nanosegundos, subiendo la seguridad a nivel bancario.

Cualquier web que visitamos pasa por una revisión instantánea en busca de bots y malwares camuflados que son indetectables por un antivirus común y corriente.

Seguramente os preguntéis: ¿Qué coste tiene Sucuri.net? Puesto que, os afirmaré que una mínima fracción de lo que significa perder la confianza que tantos años nos ha costado conquistar y el futuro del trabajo de nuestra vida.

Hoy en día, podemos decir que nos sentimos confiadas y podemos decir que nuestros servicios tienen un futuro ilimitado con protección y seguridad garantizada por los ángeles de Sucuri.net.