La guerra contra el dinero en efectivo

¿Quién está detrás de ella y por qué lo hacen?

Mayo 7, 2024 - 09:46
 0  35
La guerra contra el dinero en efectivo

El efectivo es muy eficiente para transacciones pequeñas. Las transacciones en efectivo son inmediatas, flexibles y anónimas. El dinero en efectivo no necesita una contraseña y no puede ser hackeado. La utilidad del efectivo no depende de la tecnología que podría fallar, y a veces lo hace, creando enormes problemas.

Uno de los beneficios de eliminar el dinero en efectivo y pasar a una economía digital, afirman, es combatir el crimen. Sin embargo, el efectivo no es tan conveniente para las transacciones ilícitas. Tiene la desventaja para los delincuentes de ser de pequeña escala. Para grandes cantidades de transacciones ilícitas, es necesario digitalizarse.

El medio ideal para el comercio ilícito de drogas en 2014, por ejemplo, fue, aunque no lo creas, los tokens de regalo de Amazon. Más recientemente, los lavadores de dinero han utilizado sitios de apuestas en línea para disfrazar sus fondos turbios. El dinero en efectivo, por otro lado, ha permitido que se descubran delitos. Sobre todo porque, a diferencia de lo digital, el efectivo requiere una transacción cara a cara. En 2021, una banda criminal que intentaba lavar dinero en Canadá fue atrapada cuando intentaba depositar grandes cantidades de efectivo en un banco.

Entonces, ¿por qué están tratando de llevarnos a una sociedad sin dinero en efectivo? ¿Y quiénes son "ellos"?

A finales de 2019, Kevin Dowd, profesor de Finanzas y Economía de la Universidad de Durham, escribió un ensayo que fue publicado en la revista Economic Affairs.

Puede consultar los artículos del Prof. Dowd sobre 'La guerra contra el efectivo' en su sitio web AQUÍ. Nuestro artículo es una paráfrasis de un blog que escribió, publicado en el sitio web del Instituto de Asuntos Económicos ("IEA"), y su ensayo de 2019 titulado "La guerra contra el efectivo es mucho más que efectivo".

Su ensayo detalla los argumentos utilizados por aquellos que presionan por una sociedad sin efectivo y una economía digital y por qué estos argumentos son defectuosos, si no completamente falsos. Con 8 páginas, puede parecer desalentador para algunos, pero está escrito en un estilo fácil de leer con amplios subtítulos para usar como marcadores para continuar donde lo dejó si elige leerlo una sección a la vez. Animamos a nuestros lectores a que se tomen el tiempo de leer su ensayo en su totalidad.

Las propuestas para abolir el dinero en efectivo fueron presentadas por primera vez por Kenneth S. Rogoff en 1998. Estos han sido desarrollados posteriormente por otros economistas, así como por el propio Rogoff.

Entre los principales beneficios alegados para la llamada Guerra contra el Efectivo ("WoC") se encuentran que ayudaría a combatir el crimen y daría a los bancos centrales un margen de maniobra adicional para la política monetaria. La política está siendo promovida por una alianza de grandes empresas de pagos digitales, ideólogos de control y bancos centrales.

Las grandes empresas de pagos digitales promueven WoC por razones comerciales: desean eliminar a un competidor para poder aumentar las tarifas que cobran en las transacciones digitales. También se benefician de la recopilación de datos sobre nuestros hábitos de gasto, datos que no se pueden obtener si pagamos en efectivo.

El segundo grupo que promueve el fin del dinero en efectivo lo hace como parte de una agenda de mayor control estatal. Argumentan que el dinero en efectivo debe ser abolido porque los "malos" -lavadores de dinero, traficantes de drogas y terroristas- lo usan. Sí, los malos usan dinero en efectivo, pero también lo hacemos el resto de nosotros. Si debemos abolir el dinero en efectivo porque los malos lo usan, entonces el mismo argumento se aplica a todo lo demás que usan, incluido el dinero digital, que se usa más ampliamente para actividades delictivas que el efectivo en sí.

El tercer grupo que promueve la WoC son los banqueros centrales. A medida que los tipos de interés han bajado, los bancos centrales han visto cómo su capacidad para reducir aún más los tipos de interés se ha visto gravemente reducida. La abolición del efectivo les permitiría superar esta restricción y les permitiría llevar las tasas de interés a territorio negativo en sus esfuerzos por estimular la economía. El punto aquí es que si los bancos centrales intentaran implementar políticas de tasas negativas sin abolir primero el efectivo, entonces la gente cambiaría el efectivo a gran escala por efectivo para frustrar sus esfuerzos. Por lo tanto, habría que abolir el dinero en efectivo para obligar a la gente a invertir en activos de tipo negativo.

El uso del efectivo confiere importantes beneficios que el dinero digital no tiene. Sin embargo, el hecho de que la guerra contra el dinero en efectivo nos prive de esos beneficios es el menor de sus problemas.

También amenaza con socavar nuestra privacidad al permitir que se rastreen todos nuestros gastos. Una vez que el gobierno ha coaccionado a todo el mundo para que utilice la moneda electrónica que puede controlar, también puede controlar cómo la gastamos.

El gobierno tiene entonces el poder de controlar... todo. Puede identificar y bloquear los pagos a o desde personas u organizaciones que desaprueba. Su control de los pagos sería absoluto y podría usar ese control para perseguir a sus enemigos -real o imaginario no importa- y destruirlos privándolos de su sustento.

Cualquiera que se haya puesto en el lado equivocado de las autoridades –opositores políticos, denunciantes, presuntos delincuentes, cualquiera– puede ser objeto de "cancelación" y desaparecer simplemente bloqueando el acceso a sus cuentas bancarias.

Un gobierno dominado por fanáticos de la salud podría obligarnos a seguir "recomendaciones" de salud personalizadas determinadas por la última moda de la salud. Un gobierno dominado por fanáticos ambientalistas podría obligarnos a "salvar el planeta" de acuerdo con los dictados de la última moda ambientalista. Un gobierno dominado por fanáticos religiosos podría impedirnos participar en actividades inmorales para salvar nuestras almas. Las posibilidades son infinitas.

Se puede decir que los gobiernos no actuarían de esta manera. Pero los gobiernos ya están muy avanzados en este camino.

Además de las preocupaciones muy reales con respecto al control total del gobierno y la destrucción de nuestras libertades civiles, la WoC amenaza con socavar nuestra privacidad, expropiar grandes cantidades de riqueza legítimamente adquirida, exponernos a todos a los riesgos de sistemas digitales falibles, infligir graves efectos adversos a los vulnerables y permitir que los bancos centrales se embarquen en peligrosas políticas de tasas de interés negativas.

Debemos contraatacar y seguir gastando dinero.

Fuente: The expose

¿Cuál es tu reacción?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow